Blog

Terapia Corporal Integrativa i Salut

 

Como enfermera aprendí que el abordaje terapéutico debe ir encaminado a que la persona sea lo más independiente posible en la satisfacción de sus necesidades básicas de salud.

 

Según Virginia Henderson (autora e investigadora enfermera) “La función propia de la enfermería es asistir al individuo, sano o enfermo, en la realización de aquellas actividades que contribuyen a la salud o a su recuperación o a la muerte pacifica, que éste realizaría sin ayuda si tuviera la fuerza, la voluntad o el conocimiento necesario. Y hacerlo de tal manera que lo ayude a ganar independencia a la mayor brevedad posible”

Henderson describe al ser humano como un ser biopsicosocial con 14 necesidades básicas que deben ser cubiertas para mantenerse vivo y asegurar su bienestar, y que han de satisfacerse para que el individuo mantenga su integridad y promueva su crecimiento y desarrollo.

Dejando los recursos materiales, humanos y económicos aparte, me encontraba constantemente con dificultades más o menos sutiles que impedían la consecución de los objetivos de salud. Dificultades tanto del paciente como del profesional.

 

Dificultades para darse cuenta, para el contacto con uno mismo, para la empatía, dificultad con la comunicación, con el sostener el dolor propio y ajeno, dificultad para la aceptación, para ver y respetar al otro.

 

A menudo se trata al paciente como alguien que no sabe, receptor de los cuidados o tratamientos, como si la enfermedad fuera algo ajeno a él que le ha invadido y el profesional sabe mejor lo que le pasa, lo que debe hacer, lo que está bien. Si el paciente no sigue las indicaciones es incluso regañado o criticado.

Es el profesional quien determina las necesidades del paciente.

 

Algo importante que me aportó la terapia corporal integrativa es que la propia salud es responsabilidad de cada uno y que nadie mejor que uno mismo puede saber qué siente y qué necesita. Es el paciente el que se da cuenta de sus propias necesidades y de cómo las satisface o no.

 

En mi trabajo con la terapia corporal integrativa aprendí a sentir y conocer mi cuerpo y a relacionarme a través de él y no solo desde la cabeza-mente. Aprendí a través de la experiencia propia: sentir, darme cuenta, expresar con mi cuerpo, moverme, respirar, escuchar, descansar… y esto me aportó una vivencia muy distinta de mi propia salud.

Empecé a darme cuenta de los cambios que se producían en mí después del trabajo con el cuerpo: cambios de energía, en mi estado de ánimo, en mi mente, en mis relaciones… en mi salud.

A veces eran cambios rápidos cuando tras un taller de TCI mi alergia o mi dolor de cabeza habían desaparecido, o mi vientre se había deshinchado. Otros se han dado a lo largo del tiempo, y pequeñas dolencias que antes eran frecuentes hoy prácticamente no aparecen o se resuelven en menos tiempo. Soy más consciente de cuándo me estoy tensando o necesito descanso y esto permite a mi cuerpo regularse más fácilmente. Una mejor respiración, junto con una musculatura menos rígida y bloqueada permite que mis tejidos estén más oxigenados y que los procesos metabólicos se realicen con más eficiencia.

Puedo darme cuenta antes de los pequeños problemas de salud, y estos me sirven para ir haciendo camino, como señales de mi cuerpo a las que prestar atención. Unas veces para darme cuenta de una necesidad no cubierta, otras para hacerme consciente de algo no expresado e incluso permitiéndome sentir zonas de mi cuerpo poco atendidas. En estas ocasiones el síntoma me sirve para estar de nuevo más en contacto con mi cuerpo. En todo caso, la enfermedad no es ya algo externo que me ataca, o producto de la “mala suerte”, es parte del proceso de mi vida.

 

En consulta he llevado este aprendizaje al acompañamiento de mis pacientes. Sus síntomas participan de una manera u otra en su proceso de desarrollo de la misma manera en que yo los he vivido: unas veces como guía sobre la que poner atención para trabajar, otras para desaparecer “sin más” haciendo más visible al paciente que algo en él ha cambiado.

 

Si  tenemos en cuenta los principios de Virginia Henderson, la salud abarca todos los aspectos de la vida. En la terapia corporal integrativa he encontrado una forma de acompañar a los pacientes de manera que éstos pueden aprender de su cuerpo y de sus síntomas, empoderarse, apropiarse y responsabilizarse de su propia salud, y por tanto, de su propia vida.

Meditació

GRUP DE MEDITACIÓ SETMANAL

Vine a provar sense compromís

BENEFICIS DE LA MEDITACIÓ

*Millora la concentració

*Disminueix l’estrés, depressió, ira i confusió

*Aporta sensació de calma, pau i equilibri

*Millora les relacions amb els altres

*Augmenta els nivells d’energia,creativitat i espontaneitat

*Augmenta la tolerància a l’exercici

*Regula la pressió arterial

*Millora el flux sanguini i el funcionament  del cor

*Redueix el dolor i augmenta les defenses

 

Què és la teràpia Gestalt

TERÀPIA GESTALT I SALUTSegún la OMS,

“La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”

Desde la atención en el presente (aquí y ahora), el darse cuenta y la toma de responsabilidad, la terapia gestalt favorece el desarrollo de nuestro potencial, lo que va en favor de alcanzar este grado óptimo de salud.

A lo largo de nuestra vida hemos adquirido una serie de creencias y aprendizajes que limitan nuestro desarrollo, expresión y creatividad. Muchas veces ni siquiera somos conscientes de ello. Otras sí, pero no conseguimos cambiarlo. Actuamos según patrones repetitivos, nos cuesta gestionar nuestras emociones o tenemos dificultades con cierto tipo de relaciones personales. A veces vivimos contradicciones entre lo que pensamos, sentimos y hacemos; y todo esto nos impide gozar de una vida plena.

La terapia gestalt nos ayuda a darnos cuenta de estos bloqueos o limitaciones y a poner consciencia en nuestras capacidades. Durante el proceso de terapia podemos darnos cuenta, expresar aquello que está bloqueado, descubrir nuevos recursos y ensayar soluciones en un espacio de confianza y seguridad.

Es un proceso de autoconocimiento y un aprendizaje que nos lleva a ser más libres y felices en nuestras vidas.